miércoles, 4 de diciembre de 2013

"ACÁ, CADA PERSONA GENERA UN KILO Y MEDIO DE BASURA POR DÍA"

POR LUIS SARTORI


Edgardo Jalil pasó de tallar copas en una cristalería a armar parlantes. Y de desocupado a tener un remís. Hasta fue almacenero. Ahora encabeza un emprendimiento con futuro asegurado.



Este hincha de Racing confiesa que no era ecologista y que no separaba sus residuos. Peor: “Fui muy radical en mi pensamiento. Decía que acá no trabajaba el que no quería, que todo el mundo vivía subsidiado” . Edgardo Jalil nació en 1972 en una clínica de la calle Charcas, pero vivió casi toda su vida en San Andrés, a 8 cuadras del centro de San Martín. Hijo de un empleado de la cristalería del barrio, barra de amiguitos importante, gastó la bicicleta, armó autitos con masilla, y fue un proyecto de defensor “no rústico” en los campeonatos zonales del club Centenario. Mucha calle, mucha tele... y problemas con el estudio. Arrancó la primaria en el Agustiniano, privado, y en 4° grado lo pasaron a la escuela pública 20.
Ese fue el momento exacto cuando empezó a trabajar.
Su padre lo llevó en vacaciones a la cristalería y a los 9 años ya aprendió a tallar copas, subido a tres bancos superpuestos. Se pasaría otros 9 años en esa fábrica, y desde los 14 como operario: acababa de llevarse todas las materias de primer año de Industrial en el Emilio Mitre y la furia paterna lo mudó de colegio (cambió al Eduardo Wilde, pero a la rama Nacional) y lo atornilló a la cristalería. Trabajaba de 6 a 14 y estudiaba de 18.30 a 23. El cambio no rendía: repitió 2° y 3°. A los 18 –todavía promediando la secundaria– se salvó de la colimba por número bajo y dejó la cristalería porque le seguían pagando una miseria.
“Y me fui al almacén de la vuelta de casa a cortar fiambre” . También probó un mes en una empresa de cosmética y al final se aquerenció en una tornería que hacía parlantes, pegada a la villa La rana: ahí trabajó los siguientes ocho años. En el medio, tenaz, terminó la secundaria a los 21. La crisis económica delarruísta cerró la tornería y él se vio con una indemnización de 8.500 pesos/dólares que le sirvieron para bienvenir a su primera hija y terminar la casa que había empezado a levantar delante de sus padres. Volvió a la cristalería (a vaciar contenedores que llegaban de Brasil) y el día que Duhalde pesificó a 1.40 se compró un Renault 9 y se puso de remisero en la parada del hospital Castex, frente al Liceo Militar. No le rendía y duró poco. El remís le sirvió para pagar el fondo de comercio del almacén a la vuelta de su casa, que manejaría por 5 años. Hasta que un amigo le propuso sumarse a la Cooperativa Creando Conciencia, en Benavídez, para organizar el movimiento de los camiones recolectores. Hoy es el presidente.
¿En tu primer día en la cooperativa no querías entrar?

Vine a la puerta en un Corsa que habíamos sacado a pagar, llego a las 6 de la mañana y esto era un kilombo. Ya me había dicho Ramiro, mi amigo: Mirá que es un basural . Con el celular empecé a llamar a mi mujer para decirle me voy a la mierda . Jamás me atendió. Y en eso llegó Mercedes, la mujer de Ramiro, y entramos. Y no me fui más. Era abril de 2008.
¿Se está generando más basura?

Cada vez más volumen.
¿Cuánto reciclan por día?

Debemos estar en 85 toneladas de reciclable, separado en origen, por mes. Son unos 3.300 kilos por día.
Trabajan con Nordelta y lo han hecho en Las Tunas, un barrio carenciado. A mayor riqueza, ¿se genera más basura?

Creo que no. Te pongo este ejemplo: en botellas de gaseosa –pet– en Nordelta tenés equis cantidad de primeras marcas y en Las Tunas tenés la misma cantidad de botellas, pero de segundas marcas. El volumen de basura es el mismo. Sí ocurre que el barrio más pobre no va a generar tanto cartón de electrodomésticos, tanto telgopor, tanta revista ni tanto diario. Pero el nivel de consumo de toda persona es tremendo. Y somos todos grandes generadores de basura.
¿Cuál es el promedio diario por habitante en Capital y el GBA?

Un kilo y cuarto de basura, mínimo, es lo que genera cada persona por día acá, en Capital y Gran Buenos Aires. Eso está al nivel de Estados Unidos.
¿Cómo bajar ese promedio?

Haciendo algo sencillo, separando estas cosas: envases de plástico (crema de enjuague, yogur, lavandina, gaseosa, agua mineral); cartón, diario atado y papel; el tetrapak; el aluminio; y las botellas. También latas y aerosoles. De todo esto se logra recuperar el 100%, porque se puede utilizar indefinidamente. Haciendo esto vas a bajar entre 800 y 900 gramos la cantidad diaria que generás de basura.
¿Una lista de no reciclables?

Pañales, papel higiénico, apósitos femeninos, papel de calcomanías y carbónico, bombitas de luz, pilas.
............................
Creando... tiene 43 cooperativistas y opera con cuatro camiones en 4.900 viviendas (56 mil personas) de barrios privados: en días distintos levantan residuos húmedos –que transfieren a la Ceamse– y el material reutilizable, que se separa y se recicla en su planta alquilada (y sin olor a basura) de 35 metros por 65.
..........................
¿A cuánto equivale una tonelada de papel reciclado?

A no talar 20 árboles, no usar 1.500 litros de gasoil, y ahorrar 4.000 kw y 25 mil litros de agua.
¿Y una tonelada de pet?

Son 40 mil botellas. Una tonelada de pet recuperado equivale a un ahorro de 3,8 barriles de petróleo.
¿Cuánto pet recuperaron este año?

Llevamos comercializadas 99 toneladas. Son 3.960.000 botellas. Eso es el reciclado. Y no la obra de 40 locos, sino el esfuerzo conjunto entre el vecino y nosotros. Esa barrera social se rompió, gracias a Dios. De nosotros para ellos, y de ellos para nosotros.
¿Qué significó eso?

Que nosotros dejamos de pensar que ellos eran los ricos que nos tenían que dar plata, y que ellos dejaron de pensar que éramos los negritos de mierda que les veníamos a hinchar las pelotas.
Describime el proceso con la basura en la Ceamse.

Es por enterramiento y así nada es biodegradable. Ahí se utiliza un sistema anaeróbico, porque no entran bacterias. Se tira la bolsa, se compacta, se pisa, y se tapa con tierra para que no entren bacterias. Porque si entran bacterias larga olor, y si larga olor no podés tener una montaña de basura. ¿Entonces qué pasa? No se degrada. Por eso la montaña es la montaña: no se puede construir nada arriba, y si hacés un pozo vas a sacar algo que enterraron en los 90 como si lo hubieras enterrado ayer. Porque no hay bacterias que actúen.
¿Qué otros procesos hay?

No muchos: la incineración y el compostaje. Pero el reciclaje cien por cien no existe. Siempre va a haber un porcentaje de basura. La discusión es cómo minimizamos ese porcentaje.
¿En tu casa separás?

Todo. Desde el canutito del papel higiénico y el de la servilleta... a la gaseosa, que la aprieto y la tiro en el cesto. Tengo un cesto en el garage, con una bolsa grande de consorcio de 1,10 por 1, y tiro todo adentro, mezclado. Y para la basura es el tachito abajo de la alacena, de 45 por 60, nada más: ahí va el mate, la fruta...
Ahora vivís en Benavídez. ¿Llega la cooperativa a tu casa?

No, yo traigo acá la bolsa grande en el baúl del auto una vez por semana.
¿Así reducís mucho tu basura?

Y... somos una familia tipo y saco la basura dos veces por semana.

Fuente: Clarín. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada